Loading...

A la hora de exportar mercancías no es imprescindible contratar un seguro; es tan sencillo como elegir uno de los muchos incoterms que permiten que las mercancías viajen sin estar aseguradas. El dinero que te ahorras en el seguro lo podrías invertir en publicidad, acciones de marketing, SEO, I+D…, todo  en función del volumen de contenedores que muevas en tu empresa. Pero en los negocios conviene pensar a largo plazo y tener en cuenta los posibles peligros a los que se enfrentan las mercancías cuando se estiban en un buque y ponen rumbo a su destino.

Una póliza estándar de seguros, por norma general, cubre casos de mal estibamiento,  choques con otros barcos, incendios y explosiones, varadas, hundimientos, piratería y amarres prolongados en puerto debido a la mala mar. Así que me pongo en la piel de Pepito Grillo y te voy a contar 4 historias basadas en casos reales que te harán replantearte el ahorro de las costas del seguro.

1. El eterno viaje de los patitos de goma: En 1992, durante una tormenta, un buque perdió en el pacífico un contenedor con 29.000 patitos de goma que a día de hoy siguen surcando los mares de todo el mundo y hacen las delicias de delfines y tortugas, pero nunca llegaron a su destino, 29.000 hogares americanos.

2.  Simbad el Marino, Barba Negra y Jack Sparrow: Es la historia de unos hombres rudos y bravos que no dudan en jugarse la vida para conseguir un botín que permita alimentar a sus familias, a sus hombres o simplemente por perseguir su sueño de hacerse millonarios a costa de las mercancías que surcan los océanos de todo el mundo. Lo que supone unas pérdidas de más de 18.000 millones de dólares y que han sufrido casi 200 buques en el último año.

3. Ceda el paso por favor: No es muy frecuente, pero puede suceder. En 2009, y debido a una cadena de errores humanos, chocaron en la costa de Japón un buque de la marina nipona y un buque de mercancías norcoreano que se saldó con gran parte de la mercancía arruinada.

4.  El coloso en llamas: Un buque no está a salvo de los accidentes ni en el puerto. Y si no, que se lo digan al buque mercante que empezó a arder amarrado en el puerto de Alicante en 2010 por razones desconocidas calcinando la mercancía que llevaba en su bodega.

Son múltiples los peligros que corren las mercancías en su camino hasta llegar al comprador final, por eso conviene garantizarse al menos la indemnización del seguro, sobre todo si la carga tiene un gran valor económico. Cuanto más seguro estés de que llegarán a salvo y de que el cliente quedará satisfecho con la entrega, mejor será para tu negocio y para tu reputación como exportador, ya que esa seguridad se transmite al cliente que confiará en ti para próximas compras.

Compartir

POSTS RELACIONADOS

5 estrategias para solventar los problemas de la venta multicanal

5 estrategias para solventar los problemas de la venta multicanal

La venta multicanal se presenta como una gran oportunidad de negocio de la que s...
¡Quiero deshacerme de mi stock! Portales de venta privada online

¡Quiero deshacerme de mi stock! Portales de venta privada online

Los portales o distribuidores privados de venta online nacen con el objetivo ...
img

El desembarco de Amazon Services

La pujanza del Cloud Computing se manifiesta en todas las áreas de la empresa y el comerc...
ESCRIBIR UN COMENTARIO

Esta web utiliza cookies propias para la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador Leer más

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close