Loading...

Controlar el stock, revisar escaparates, planificar promociones, cuidar al cliente, eliminar gastos de envío… En ese post te ofrecemos cinco consejos básicos que debes tener en cuenta si quieres gestionar tu tienda online como un profesional.

¡Bien! Ya tienes tu tienda online y estás empezando a conseguir ventas, fruto de distintas acciones de marketing, de tu presencia en las diferentes redes sociales y, muy importante, de un buen trabajo de posicionamiento orgánico. Mientras das un poco de tiempo al proyecto para que se estabilice y comience a tomar impulso te centras en la gestión del ecommerce, pero no sabes muy bien qué puedes hacer para mejorar las ventas. Pues bien, aquí van nuestros consejos:

1 – Controla el stock. Pocas situaciones son más desalentadoras para un comprador que descubrir que un producto se ha quedado sin stock justo cuando ya ha tomado la decisión de compra y lo va a añadir al carrito. Quizá pierda unos minutos más buscando un producto alternativo en nuestra tienda online, pero lo más probable es que lo busque en las webs de nuestros competidores. Las estadísticas dicen que disponemos de 46 segundos para atrapar al comprador antes de que abandone nuestro site, así que hay que actuar rápido.

¿Qué se puede hacer para evitar que ocurra esta situación? Debes establecer una alerta cuando el stock llegue a un umbral mínimo, o bien mantener un control proactivo de los productos con stock bajo para actuar rápidamente en cuanto el número de unidades se reduzca. De esta manera, antes de que se haya agotado el producto puedes tomar la decisión de realizar un nuevo pedido a tu proveedor. En caso de que hayas decidido discontinuar esa referencia porque ya no te interesa o está fuera de temporada, plantéate trasladar el producto a una categoría de outlet, liquidaciones o últimas unidades de tu tienda online. Allí ningún comprador se asustará si al tratar de adquirirlo descubre que se ha agotado.

Un consejo de perogrullo respecto al inventario: no realices esfuerzos promocionales ni otras acciones de marketing sobre referencias de las que no tienes mucho stock. Es mejor centrar tus esfuerzos en vender productos con más recorrido que perder tu valioso tiempo en montar una campaña de Adwords o Facebook cuyo producto de destino puede quedar agotado en poco tiempo. Evitarás perder clientes y dinero.

2 – Revisa y reorganiza tus escaparates cada día. Bueno, quizá cada día sea exagerado en algunos casos, pero es esencial tenerlo muy presente. Aunque muchos ecommerce managers se olviden de ello cuando se sumergen en la vorágine de la gestión del backoffice, las facturas, los envíos y las devoluciones, lo cierto es que lo primero que encuentran los compradores cuando llegan a nuestra tienda online es el escaparate (como en el comercio offline). Pero a diferencia del mundo físico, en los ecommerce no hay un único escaparate: hay tantos como categorías, tipos de producto y opciones de listado proporcionemos a nuestros visitantes.

¿Qué significa esto? Que no basta con que la home de nuestro sitio web esté preciosa, con sus carruseles y sus productos destacados. Debemos cuidar al detalle qué es lo que ven los usuarios cuando entran a las diferentes categorías, cómo quedan los productos cuando se ordenan los listados por precios (ascendentes y descendentes, sí) y destacar aquello que creamos que va a cumplir sus expectativas en cada apartado.

Otro consejo de perogrullo: aunque añadas todos los productos de un tipo, categoría o fabricante de un tirón a tu catálogo, reordénalos para que los clientes no se encuentren listados en los que se repite eternamente una categoría de producto. Procura que sean variados y atractivos visualmente.

3 – Planifica ofertas, promociones y descuentos continuamente. Más allá de las campañas de verano, Navidad, rebajas o vuelta al cole, es necesario disponer siempre de un caramelo con el que atraer clientes a nuestra tienda online. No olvidemos que están a un clic de millones de competidores que venden lo mismo que nosotros, probablemente al mismo o menor precio y quizá con capacidades logísticas muy superiores a las que podamos ofrecer en nuestro pequeño ecommerce.

Aquí el límite está en la imaginación…, y en el margen de que dispongas, pero se pueden realizar acciones basadas en descuento sobre precios (¡chubasqueros al 30%!), sobre cantidades (¡3×2 en guantes y bufandas!), sobre combinaciones de productos (¡Compra bufanda, gorro y guantes y te regalamos los guantes!). También puedes optar por crear cupones de descuento para productos, categorías o clientes específicos, hacer campañas de marketing para promocionarlos o marketing de contenidos en blogs y webs relacionadas.

4 – Cuida cada cliente como si fuera el único. Conseguir un cliente es difícil, pero mantenerlo lo es aún más. Por ello debemos ofrecer una comunicación rápida y fluida antes, durante y después de la compra. Esto incluye responder con rapidez a sus consultas (¡en menos de un minuto!), aunque resulten pesadas o repetitivas, porque de nuestra actitud no sólo depende su compra, sino probablemente muchas más (sobre todo si la conversación tiene lugar en las redes sociales).

Es especialmente importante resolver con inteligencia y mano izquierda las incidencias con los pedidos, ya sean culpa de la mensajería o del portero del edificio donde viven los clientes. No podemos trasladar a nuestro comprador los fallos del proveedor logístico que hemos elegido: si un producto no llega a tiempo, hagamos un nuevo envío y ya resolveremos el problema con el servicio de mensajería o con quien corresponda.

Pongámonos en todo momento en la piel del comprador y tratemos de ver con sus ojos nuestro servicio. ¿Volveríamos a comprar en una tienda online que nos dice que la culpa de que el producto no llegue es de la mensajería?

5 – Elimina los gastos de envío. Sabemos que es complicado borrarlos de un plumazo, porque dependen de decenas de variables y un error de cálculo en este apartado puede dar al traste con nuestros beneficios. Sin embargo, dedícale unas horas a calcular cómo regalar los gastos de envío a determinados grupos de clientes, zonas de envío, categorías de producto, cantidad mínima de pedido o cualquier otra alternativa que se te ocurra. Ten en cuenta que los gastos de envío gratis son el factor que más anima a comprar online.

En Amvos Consulting somos expertos en gestión de tiendas online: consúltanos y te ayudaremos a multiplicar tus ventas.

 

Compartir

POSTS RELACIONADOS

Caso de éxito: cómo lograr (casi) 1.000 suscriptores para la newsletter

Caso de éxito: cómo lograr (casi) 1.000 suscriptores para la newsletter

Es el sueño de cualquier empresa o marca de nueva creación: Lograr el millar de suscript...
¿Qué datos debo proteger de mis clientes?

¿Qué datos debo proteger de mis clientes?

Todas las tiendas online recogen datos de sus clientes, desde datos personales hasta infor...
China superará a finales de año a Estados Unidos en ventas por Internet

China superará a finales de año a Estados Unidos en ventas por Internet

En la actualidad existen en el mundo más de 2.400 millones de internautas, l...
ESCRIBIR UN COMENTARIO

Esta web utiliza cookies propias para la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador Leer más

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close