Loading...

Las tiendas online deben evaluar la probabilidad de que una determinada transacción sea en realidad un fraude. ¿Cómo averiguarlo? Cruzando y combinando determinados datos de la transacción (la dirección IP del comprador, los datos de su tarjeta, los datos del usuario, etc.) y estableciendo un umbral que permita aceptar la transacción, rechazarla o transferirla a un proceso de revisión manual en el que se efectúan otras comprobaciones añadidas.

Las tiendas online pueden desarrollar sus propios sistemas de gestión de fraude o bien contratar a un IPSP (Internet Payment Service Providers), empresas especializadas en pagos online y gestión de riesgo. Cuando se incumplen determinadas reglas de comportamiento normal por parte del comprador, salta la alarma y con ella un determinado “scoring” de fraude. ¿Qué comportamiento puede ser “sospechoso” de fraude?

  • Una misma dirección IP o un mismo cliente que está usando distintas tarjetas de crédito en un período corto de tiempo
  • Falta de coincidencia entre los datos del comprador y el receptor de la compra (ejemplo aplicable en agencias de viaje)
  • Falta de coincidencia de la ubicación de la IP de la tarjeta con la IP del usuario o el país de registro
  • Numerosos pedidos desde el mismo ordenador y en el mismo día
  • Un pedido de muchas unidades de un solo producto
  • Los pedidos con un importe superior al estándar
  • La ausencia de confirmación de la existencia de la dirección de entrega
  • Los pedidos a países no habituales.

En función del nivel de riesgo que presenta una determinada transacción, las tiendas online pueden ofrecer, en tiempo real, distintos métodos de pago al cliente, es decir, si la transacción está bajo sospechosa, sólo se le ofrecerán, por ejemplo, transferencia y 3D Secure, pero si la transacción no tiene perfil de riesgo, se ofrecen todas las opciones disponibles.

Las empresas de ecommerce con mayor experiencia online elaboran sus propias “listas blancas” y “listas negras”. En las primeras incluyen a aquellos clientes que tienen un historial de compras limpio e impecable. En las segundas aparecen los usuarios que ya han tenido incidencias relacionadas con el fraude (devoluciones, denegaciones por parte del emisor de la tarjeta, etc).

Las tiendas online medias pueden contratar, como se comentaba al principio de este post, a empresas especializadas en la gestión de pagos online y de riesgo, llamadas IPSP, que ofrecen un gran número de servicios de pago tanto nacional como internacional: Cybersource, Global Collect, SagePay o Adyen. Estas empresas ofrecen una amplia y variada gama de medios de pago y al mismo tiempo disponen de avanzadas herramientas para controlar el fraude. Además, en muchos casos su propuesta de valor supone que si se producen transacciones fraudulentas son ellas las que asumen los riesgos.

Compartir

POSTS RELACIONADOS

Métodos de pago online: cuantos más, mejor

Métodos de pago online: cuantos más, mejor

Los medios de pago son uno de los elementos más importantes a tener en cuenta en  una ti...
img

Newspass o la huida hacia adelante

Hoy se hace eco IDG, ent...
Cuando los telcos se convierten en bancos

Cuando los telcos se convierten en bancos

El anuncio de Rogers Communications
ESCRIBIR UN COMENTARIO

Esta web utiliza cookies propias para la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador Leer más

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close