Loading...

Los medios de pago son uno de los elementos más importantes a tener en cuenta en  una tienda online. La gestión del fraude por parte de las empresas y la desconfianza de los usuarios sobre la seguridad de dichos medios de pago son dos de los principales escollos que deben salvar las tiendas online para que su negocio prospere.

La regla básica en los medios de pago online es: “Cuantos más, mejor”, es decir, cuantas más opciones se ofrezca al consumidor a la hora de pagar, más fácil será que se realice la venta. Sucede igual en el sector tradicional, si vamos a una tienda y no se puede pagar con tarjeta es probable que se pierda la venta y, en cualquier caso, la experiencia del consumidor será negativa.

Estos son los medios de pago online más comunes a nivel internacional:

  • Tarjeta de crédito / débito (pasarela de pago o TPV virtual): Es el método de pago más corriente y aceptado en todo el mundo debido a la gran popularidad de las tarjetas de crédito o débito. También es la forma de pago preferida en España (66% del total de compradores online). Este servicio lo ofrecen los bancos que cobran a cambio una comisión. En España, el coste medio de esa comisión es del 1%, si bien algunas entidades cobran además otros conceptos como son darse de alta en este servicio o una comisión por el mantenimiento. El vendedor debe instalar un software en su tienda online para que los compradores rellenen los datos de su tarjeta. Esos datos no los verá nunca el vendedor, sino que el proceso se lleva a cabo en los servidores seguros del banco. El principal problema para las tiendas de este método de pago es la posibilidad de fraude por robo de tarjetas, principalmente en transacciones internacionales. Para solucionarlo los bancos han desarrollado el sistema 3D Secure o “pago seguro” cuyo funcionamiento, ventajas e inconvenientes, comentaremos en otro post.
  • Contra-reembolso: Para el consumidor, este método es el más seguro, puesto que no paga hasta que recibe y comprueba la mercancía. La empresa de mensajería que lleva el producto es la que se encarga de cobrar y abonar el importe al vendedor. Para las tiendas no es el mejor sistema debido a la evidente demora en el cobro del dinero y porque algunos clientes cambian de opinión y devuelven el producto en el último momento. Tradicionalmente ha sido uno de los métodos más usados, si bien, su uso está a la baja ya que el mercado ha ido madurando y la confianza de los consumidores en otras formas de pago ha aumentado.  Sigue siendo muy importante en determinados mercados (con especial mención al mercado chino), donde existe aún un gran uso del sistema de contrareembolso.
  • Transferencia bancaria: La tienda online da un número de cuenta bancaria para que el comprador ingrese el dinero del producto adquirido. Al contrario que en el caso anterior, la tienda recibe el dinero antes de enviar el pedido, lo cual supone que el consumidor tiene plena confianza en la empresa. El principal inconveniente de este método de pago es que se retrasa el envío del producto hasta que la empresa comprueba que ha recibido el importe correcto por la compra. Además, en el caso de transferencias internacionales, el coste, tanto para el vendedor como para el comprador aumenta, así como el plazo de entrega.
  • Domiciliación bancaria: Es un método de pago que se usa para aquellas compras que son habituales y repetidas, ya sean servicios de suscripción de algún tipo o ventas entre empresas (B2B). En este caso, el cliente facilita un número de cuenta bancaria para que el comercio gire los recibos de forma periódica y automática. Es un método muy beneficioso y cómodo para el vendedor, no así para el comprador, puesto que  no se controlan tanto los pagos, al estar automatizados.

Y en cuanto a los proveedores de este tipo de servicio, en otro post nos extenderemos sobre la propuesta de valor de los llamados IPSP (Internet PaymentServiceProviders), que en otros países son los principales jugadores del mundo de los medios de pago. En España, la desidia de los bancos sobre los pagos online y el (casi) correspondiente auge de PayPal han sido la tónica en los últimos años. Sorprendente la pacata visión del entorno bancario sobre un área tan crítica en el negocio digital, lo que ha dado pie no sólo a que otros jugadores puros de Internet muestren sus cartas en tan provechoso negocio (Amazon Payments, Google Wallet, Apple Itunes/Ibeacon, Bitcoin, Alipay) sino a que los telcos empiecen a darse cuenta, como comentábamos en un post anterior, de que si no espabilan rápido acabaran superados en el último área de ingresos que les queda, tras los descalabros causados por Skype en la voz y por Whatsup (perdón, Facebook) en el otrora fructífero negocio de los SMS.

Compartir

POSTS RELACIONADOS

img

El desembarco de Amazon Services

La pujanza del Cloud Computing se manifiesta en todas las áreas de la empresa y el comerc...
img

Newspass o la huida hacia adelante

Hoy se hace eco IDG, ent...
Cuando los telcos se convierten en bancos

Cuando los telcos se convierten en bancos

El anuncio de Rogers Communications
ESCRIBIR UN COMENTARIO

Esta web utiliza cookies propias para la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador Leer más

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close