Loading...

Las exportaciones españolas a Colombia están en un aumento pero todavía queda mucho camino por recorrer. Empresas del sector de la moda, prendas y complementos de vestir, así como alimentos procesados, productos editoriales, calzado y bebidas, manufacturas de cuero y juguetes tienen una oportunidad de negocio en el país latinoamericano.

Comentaba en un artículo anterior sobre el mercado sudamericano que la previsión de crecimiento del comercio electrónico convertía a esta zona en una de las regiones más atractivas en el mundo para invertir en este área. También en ese mismo texto, se apuntaba la transformación que se había producido en algunos países sudamericanos en los últimos años, mejorando aspectos sociales, jurídicos y económicos. Pues bien, entre estos países, Colombia ha adquirido una relevancia singular por méritos propios.

Fruto de esa evolución, las relaciones económicas y comerciales entre España y Colombia se han visto reforzadas. La seguridad jurídica y social que ha adquirido el país americano ha repercutido en el incremento del interés de las empresas españolas por el comercio y la inversión en tierra colombiana.

Exportaciones españolas a Colombia, en claro aumento

De acuerdo con los datos proporcionados por el  Instituto de Comercio Exterior de España, ICEX,  las exportaciones españolas a Colombia aumentaron en 2015 un 11,82% con respecto al 2014, estableciéndose en los 883 millones de dólares. No obstante, como proveedor de Colombia, España ocupó ese mismo año la décimo primera posición, muy lejos del puesto en el que debería situarse si tenemos en cuenta que es el cuarto inversor directo en el país por detrás de Estados Unidos, Panamá y Suiza.

En el otro lado de la balanza, España es el cuarto destino exportador de Colombia, sólo por detrás de Estados Unidos, China y Panamá, y el valor de esas mercancías que  llegaron a España en 2015 fue de 1.611 millones de dólares, eso sí, tras una caída del 43% sobre 2014.

Cabe destacar que, entre las cuatro primeras partidas exportadas desde España a Colombia en 2015, hay una que ofrece un gran potencial para empresas interesadas en el comercio electrónico: prendas y complementos de vestir, de todo tipo, que el pasado año superó los 66 millones de euros. Otros sectores de interés para empresas españolas que quieran aproximarse al mercado colombiano a través de operaciones online son los alimentos procesados (en 2015, ventas por más de 29 millones de euros), productos editoriales (14), calzado y bebidas (6 millones en cada partida), manufacturas de cuero (4,5) y juguetes (3).

Naturalmente, el comercio tradicional, que es el que alcanza las cifras expuestas en el párrafo anterior, presenta unas características diferentes a las del comercio electrónico, pero, sin lugar a dudas, los capítulos mencionados son fuente de oportunidad de negocio para las empresas españolas también en el comercio a través de Internet.

Uso de Internet en Sudamérica

Según la web colombiana Mercado Libre, tan sólo el 10% de la navegación mundial en Internet tiene lugar en Sudamérica, muy lejos del 23% de Europa o del casi 44% de Asia. Aquel porcentaje, traducido al número de usuarios, hace que, aproximadamente, 176 millones de navegadores estén en el subcontinente americano.

Brasil, México y Argentina encabezan todas las listas relacionadas con Internet y su uso, ya sea como instrumento de consulta o de compra. No en vano, entre los tres países y según VISA, acaparan el 70% del comercio electrónico de América Latina.

Sin embargo, el número de consumidores digitales es, en general, muy reducido. A pesar de que el crecimiento de Internet como canal de consumo alcanza una media del 20% en los últimos tres años, la realidad es que su aportación al PIB de Sudamérica apenas supera el 4%.

2014 cerró con 53.000 millones de dólares en ventas online en Sudamérica. La previsión es que en 2018 la facturación alcance los 80.000 millones.

En los albores del comercio electrónico en Sudamérica, el objetivo era convencer a la empresa comercializadora de las bondades de Internet como canal de ventas. Para ello, era necesario mejorar la calidad de la imagen ofrecida, ampliar la oferta e impulsar la formación del profesional del sector.

El reto de la fidelización en el comercio electrónico

Hoy en día, el reto es que, aquellos que acuden a las tiendas virtuales, repitan y acaben siendo fidelizados. Y para ello, el precio no debe ser la única variable que empleen las empresas. La calidad del producto,  la atención al cliente y la entrega en tiempo y lugar serán elementos decisivos a la hora de captar clientes.

Otro elemento de relevancia para la empresa es el aseguramiento del cobro. No cabe duda de que el nivel de bancarización es una referencia que debe ser tenida en cuenta, ya que ofrece información vital para determinar la viabilidad de un negocio virtual. Por bancarización se entiende el acceso y el uso de productos y servicios financieros de manera sostenida en el tiempo por particulares y empresas.

Así, según un estudio de la empresa Tecnocom sobre tendencias de pago en Latinoamérica y España, el crecimiento del pago online en 2015 sobre 2014 fue generalizado, destacando por encima de la media Colombia, que en 2014 alcanzó a España en el nivel de bancarización de los clientes online con un 79,5%.

El análisis del grado de bancarización se realiza midiendo el uso de varios productos y servicios bancarios, entre ellos, las tarjetas, bien sean de crédito o de débito. En Colombia, la tarjeta de crédito es el instrumento de pago más utilizado, seguido por las tarjetas de débito y, en tercer lugar, por el pago en efectivo contra reembolso en establecimientos autorizados.

El gasto medio por compra es desigual en el subcontinente americano. Mientras que las cifras en 2014 rondan 34 dólares con tarjeta de débito, la cantidad desembolsada con tarjeta de crédito, según Tecnocom, está entre los 48 de Brasil, los 80 de Colombia y los 120 dólares de Chile.

Bogotá y Medellín, mayores centros de consumo digital

Naturalmente, el grado de penetración de Internet y la diversificación de instrumentos de acceso a la red a través de equipos físicos y móviles, afecta al consumo. Y es en las grandes ciudades donde ambos factores coinciden de manera positiva, por lo que los mayores centros de consumo digital en Colombia se sitúan en la capital, Bogotá, y en Medellín.

El factor geográfico también guarda relación con el demográfico. Hombres y mujeres se reparten el consumo casi a partes iguales pues, si bien en productos es el hombre el que más compra (52%), en viajes la mujer lidera el gasto (51%). Y como no  podía ser de otra manera, el joven es el consumidor preferente de compras online, ya que el 85% de los clientes colombianos tiene entre 25 y 35 años.

En resumidas cuentas, todos los factores coinciden en señalar la viabilidad de Colombia como mercado de indudable atractivo para aquella empresa que quiera emprender la comercialización digital.

Compartir

POSTS RELACIONADOS

¿Que son los Incoterms?

¿Que son los Incoterms?

Los Incoterms son términos de tres letras que reflejan los derechos y obligaciones de cad...
Alipay cambia los hábitos de consumo en China

Alipay cambia los hábitos de consumo en China

Alipay, el método de pago online del Grupo Alibaba, está cambiando los hábitos de consu...
Oriente Próximo, un mercado online emergente

Oriente Próximo, un mercado online emergente

En 2020 se espera que 50.000 millones de dispositivos se conecten a Internet  en los paí...
ESCRIBIR UN COMENTARIO

Esta web utiliza cookies propias para la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador Leer más

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close