Loading...

Desde que smartphones y tablets llegaron a nuestra vida se ha ido imponiendo una nueva forma de diseñar webs llamada responsive. Con esta técnica, las páginas web son capaces de adaptarse a cualquier dispositivo, optimizando sus elementos y facilitando la navegación al usuario. No hay duda de que ha sido un necesario y extraordinario avance, sin embargo, las técnicas responsive no son la piedra filosofal del diseño, no es el final del camino.

La mayoría de las webs responsive tienen problemas, algunos inherentes a la propia técnica. No se les suele dar mucha importancia porque, en general, es mayor la emoción que nos embarga al ver que tenemos una página moderna y a la última. Pero, a medida que el diseño responsive se vaya extendiendo más, serán cada vez más patentes:

  • Imágenes por todas partes: cuando se realiza el diseño y se añaden los contenidos, se incluyen imágenes grandes que puedan adaptarse luego a todos los tamaños de pantalla. Sin embargo, en realidad, esta técnica es ineficaz. Cuando navegamos en un smartphone, nuestro pequeño aparato tendrá que descargarse imágenes enormes (con el consiguiente gasto en la tarifa de datos y la penalización en la velocidad de la página) para luego mostrarlas pequeñas. Pensando en que una sola página pueda tener 4 ó 5 imágenes, el problema puede ser importante.
  • Contenidos: cuando se adapta una web a responsive se suelen ocultar secciones y contenidos para facilitar la navegación. Queda bien, pero es hacer trampas. Nuestro pequeño smartphonesigue necesitando bajarse toda la página entera y, después, ocultar las cosas que le hemos dicho que oculte.
  • Restricciones: no todo puede hacerse en responsive: sliders, lightboxes, tabs… Hay un sinfín de elementos que es mejor no usar si no queremos que la experiencia en dispositivos pequeños sea mala. Y eso nos limita las oportunidades de ofrecer para cada dispositivo una experiencia de navegación única.
  • Velocidad: todos estos aspectos, y otros más, nos llevan al esencial: la velocidad. Si usamos herramientas de Speed Test, podremos comprobar que prácticamente todas las páginas webresponsive del mundo sacan peor nota cuando se mide su eficacia en smartphones y tablets.

No pretendemos quitarle méritos ni beneficios al diseño responsive, ha sido un avance fundamental. Pero también hay que saber que todavía queda camino por recorrer. Al fin y al cabo, los smartphones y tablets llevan con nosotros muy poco tiempo. Si alguien quiere profundizar en este interesante tema, recomendamos este artículo de Smashing Magazine en el que se comparan dos webs distintas de las elecciones presidenciales del 2002 de EEUU.

Compartir

POSTS RELACIONADOS

Cómo mostrar el catálogo de productos en una tienda online

Cómo mostrar el catálogo de productos en una tienda online

Uno de los puntos fuertes de una tienda online es el catálogo de productos. Hay...
¿Por qué mis clientes no compran? Evita estos errores en tu tienda online

¿Por qué mis clientes no compran? Evita estos errores en tu tienda online

¿Tus clientes visitan tu tienda online, llenan el carrito de la compra pero no finalizan ...
Principales elementos de toda tienda online

Principales elementos de toda tienda online

¿Estás pensando en vender por Internet? Además de estudiar lo que hace la ...
ESCRIBIR UN COMENTARIO

Esta web utiliza cookies propias para la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador Leer más

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close