Loading...

El primer socio comercial de Gran Bretaña es la Unión Europea. El Brexit (British + Exit) obligará a firmar un nuevo acuerdo comercial. Los países competidores de Reino Unido en el sector servicios como Francia, Holanda o Alemania, tratarán de ocupar el espacio que van a dejar los británicos.

Durante la última campaña electoral en el Reino Unido en 2015, el entonces candidato a regir el Gobierno británico, David Cameron, atajó una de las cuestiones más candentes, la permanencia del país en la Unión Europea, con la confirmación de lo anunciado en 2013: la celebración de un referéndum para finales de 2017. La consulta finalmente se produjo ayer y los británicos dijeron sí al Brexit.

La salida del Reino Unido de la Unión Europea o Brexit tendrá repercusiones desconocidas. Tristemente vigente, por ejemplo, son la seguridad y la lucha contra el terrorismo. A pesar de su relevancia, hay posturas contrapuestas al respecto. Y como muestra, un botón: el actual director de la CIA, David Petraeus, manifestaba el 27 de marzo en el Sunday Telegraph, que, desde el punto de vista de la seguridad, el Reino Unido debería seguir asociado a la Unión Europea.  Frente a él, su predecesor en el cargo, Michael Hayden, trasladaba su opinión el 25 de marzo en una entrevista concedida a la BBC, afirmando que la salida de la UE tendría un impacto limitado sobre la seguridad británica.

Pero la seguridad es sólo uno de tantos ámbitos que se verán afectados por la salida del Reino Unido de la UE. A él se pueden añadir asuntos como la inmigración y la gestión de fronteras, la fiscalidad, la moneda, las inversiones o el comercio internacional, por citar los de mayor peso. Lo que subyace en todo ello es, en definitiva, la cesión de soberanía a la Unión Europea que los británicos consideran, en una elevada proporción, excesiva e inadecuada.

Repercusiones del Brexit

Hablar de efectos concretos es complicado y temerario. La situación es absolutamente novedosa y, aunque en los últimos años se ha analizado la posible salida de la Unión de Grecia, el peso de la economía británica (quinta del mundo y tercera en aportación a la UE) hacen incomparable un caso con el otro. En lo que detractores y partidarios parecen coincidir es en que llevará años alcanzar un grado de equilibrio y organización de la economía británica similar al actual, teniendo en cuenta que su pertenencia a la UE data de 1973 y que en estos más de cuarenta años, el Reino Unido ha recibido fondos comunitarios para agricultura, formación, medioambiente, protección de derechos humanos e investigación.

¿Y qué repercusión tendrá el Brexit en el comercio del Reino Unido con el resto del mundo, tanto por la vía tradicional como en el comercio electrónico?  El primer socio comercial de Gran Bretaña es la Unión Europea. La desconexión obligará a firmar un nuevo acuerdo comercial con el grupo en su conjunto (similar a los vigentes con Noruega o Suiza), o con cada uno de los estados miembros. Y, aunque sea como pura conjetura pero teniendo en cuenta los antecedentes históricos, no sería descabellado pensar en el establecimiento de medidas proteccionistas por parte de las autoridades británicas con el fin de evitar importaciones que, desde su punto de vista, pudieran perjudicar la producción propia.

Mientras que las manufacturas dan empleo al 8,1% de la población activa en el Reino Unido, los servicios acogen a más del 83%. Eso se ve también reflejado en las cifras del comercio, pues los servicios representaron el 43% de las exportaciones británicas en 2014, la cifra más alta de entre las economías desarrolladas.  Dentro de la exportación de servicios a la UE, destaca la venta de servicios financieros (más de 20 mil millones de libras al año), sólo por detrás de productos derivados del petróleo.

Una de las características del sector servicios es la alta cualificación de sus profesionales. Según un estudio de Deloitte, Londres acoge a más de 1,7 millones de personas con este perfil, lejos de su inmediato perseguidor en la UE (París), que se queda en 630 mil. Con el abandono del Reino Unido de la UE, el comercio del sector servicios con sus antiguos socios se verá seriamente afectado pues su crecimiento se ha basado en las ventajosas condiciones que el marco de la UE proporcionaba a Inglaterra. Teniendo en cuenta circunstancias derivadas de la legislación europea, se puede afirmar que los países competidores en esos sectores como Francia, Holanda o Alemania, tratarán de ocupar el espacio que van a dejar los británicos.

Líderes en implantación de la economía digital

El Reino Unido lideró la revolución industrial y la transformación de su economía desde las manufacturas a los servicios. Ahora, también encabeza la implantación de la economía digital. Además, es el país europeo que más gasta en el canal B2C (107 mil millones de euros en 2013), situándose muy cerca de los Estados Unidos, que en ese mismo año alcanzaron los 120 mil millones de euros, y duplicando al siguiente país europeo, Francia.

El índice de penetración de Internet en el Reino Unido supera el 95% y está previsto que en 2020 sea prácticamente del 100%. Sin embargo, el uso de dispositivos móviles inteligentes apenas supera el 60%, mientras que en España está en el 71%, en Estados Unidos el 72%, o en Corea en el 88%. Este dato tiene reflejo en el tipo de dispositivo que los 42 millones de compradores británicos emplean en sus compras, que sigue siendo mayoritariamente el ordenador de sobremesa (69%), mientras que el uso de tabletas para realizar compras online se queda en el 43% y el de smartphones en el 29%.

Si bien el comercio tradicional puede que sufra las consecuencias de la salida del Reino Unido de la UE, las características del comercio online permiten atisbar un futuro estable y, como auguran la previsiones, de crecimiento sostenido. La tecnología, el sector textil y el calzado, y los complementos para el hogar seguirán siendo los productos de más interés para el consumidor británico.

El 23 de junio de 1661 Carlos II de Inglaterra contrajo matrimonio con Catalina de Braganza, infanta de Portugal e hija del Rey Juan IV. Se certificó la unión entre la Europa continental y las Islas. Ayer el Reino Unido ha decidido romper su vinculación actual con el continente europeo.

Compartir

POSTS RELACIONADOS

Cómo vender en Amazon: Seller Central y Vendor Central

Cómo vender en Amazon: Seller Central y Vendor Central

Si queremos vender en Amazon tenemos dos opciones: crear una cuenta como Seller Centra...
Alipay cambia los hábitos de consumo en China

Alipay cambia los hábitos de consumo en China

Alipay, el método de pago online del Grupo Alibaba, está cambiando los hábitos de consu...
Curso de formación sobre Alibaba en español

Curso de formación sobre Alibaba en español

Amvos Consulting ha puesto en marcha el primer curso de formación sobre Alibaba Group en ...
ESCRIBIR UN COMENTARIO

Esta web utiliza cookies propias para la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador Leer más

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close